Ruta del Abrigo de las Monteses

El abrigo de las Monteses, descubierto en 1977, es un yacimiento con arte rupestre Levantino situado en el término municipal de Jalance. Se encuentra en la parte central de un anfiteatro natural situado en la margen derecha del barranco de la Peña. Esa morfología le proporciona una acústica excelente, que permite la comunicación verbal entre las dos márgenes del barranco, lo que lo convierte en un enclave muy singular. Una singularidad que sin duda no pasó desapercibida a los habitantes prehistóricos de Jalance, que eligieron este lugar para dejar en sus paredes un legado visual de gran valor histórico, cultural y artístico, como reconoce su declaración como Bien de Interés Cultural por la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 y su declaración como Patrimonio de la Humanidad en 1998 por la UNESCO.

El barranco de la Peña, de régimen estacional, recorta la vertiente oriental de la Muela de Jalance, para verter sus aguas en el río Cautabán, afluente del río Júcar. Las fuentes y abrigos que jalonan sus vertientes y su abundante flora actúan como puntos de atracción para numerosas especies de fauna que buscan agua, refugio y alimento. Esa riqueza natural ha favorecido el tránsito y la ocupación humana desde la prehistoria hasta la actualidad. Debido a su riqueza faunística este paraje está declarado como Reserva Valenciana de Caza. El abrigo de las Monteses conserva un único panel en su parte central con tres figuras humanas y un arquero naturalista muy bien conservados. De ellas destacan, por su singularidad, las dos figuras centrales, sentadas una frente a la otra para componer una escena que cuenta con pocos paralelos en el arte Levantino. La figura de la izquierda sujeta en su mano un objeto poco común de forma ovalada, tal vez un recipiente que se acerca a la boca, o un hacha o azuela que balancea frente a ella. Ambas figuras han sido interpretadas como dos representaciones femeninas, a pesar de carecer de los rasgos característicos de las mujeres levantinas: los senos o la presencia de faldas. Las pinturas rupestres del abrigo de las Monteses son una obra de arte con más de 7.000 años de antigüedad. Se trata de un arte único y de gran fragilidad que forma parte de nuestro patrimonio cultural, histórico y artístico, y que debes ayudarnos a proteger.

Ruta

Ruta circular de unos 8 kilómetros que transcurre por el Monte Alcola. El inicio de la ruta se encuentra en el Alto Alcola, lugar al que se puede llegar por carretera asfaltada. Junto a este importante cruce de caminos (carretera de Sácaras, camino hacia los Morrones y camino hacia la Nariz de Alcola) se puede aparcar sin problemas. A partir de aquí comenzamos a pie dirección hacia la Nariz de Alcola. Tras un repecho llegaremos al primer poste con carteles informativos de este recorrido. La ruta propuesta para ver el abrigo rupestre es lineal y muy corta, por lo que proponemos alargarla un poco más y hacerla circular con la intención de ver los animales de la Reserva. De esta manera continuamos por el camino recto y caminamos por él un tramo considerable hasta que nos desviamos hacia la derecha para seguir por el camino de un cortafuegos, que más adelante se convertirá en senda. Esta senda enlaza con otra que transcurre por el borde del cantil de la montaña. En este cruce giraremos hacia la derecha. Desde aquí se obtienen amplias vistas del valle del río Cautabán, de Jalance coronado por sus dos cerros (el del Castillo y el Monegre), la montañas que forman la Sierra del Boquerón, los Cañones del Júcar,... Y caminando por la senda veremos al frente la pared donde se encuentran las pinturas rupestres. Tras cruzar el Barranco de la Peña iniciamos una empinada subida por la que llegaremos hasta otro cruce de sendas. Seguiremos ahora hacia la izquierda, llaneando, para visitar el abrigo rupestre. En pocos minutos alcanzamos el vallado perimetral de protección de este abrigo de arte rupestre Levantino, incluido en el listado de Patrimonio Mundial de la UNESCO, que cuenta con unos 7.000 años. El abrigo se encuentra cerrado y para poder visitarlo hay que ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Jalance. Después de la visita al abrigo regresamos a la senda y continuamos subiendo. Tras un giro hacia la izquierda y llanear un pequeño tramo, volvemos a girar hacia la derecha para seguir subiendo por la senda del cortafuegos. Tras el primer repecho alcanzamos una mesa interpretativa sobre el modo de vida de aquellas personas que pintaron aquí. Para ver la información habrá que estirar de los tiradores y después de leer volver a ponerlos en su sitio. Continuamos ahora por camino, por un lugar de frecuente paso de muflones y cabras monteses. Unos minutos después hacemos otra parada en dos carteles interpretativos del paisaje. Son de diseño moderno en los que el visitante tiene que interactuar. Hay que estirar hacia arriba para descubrir el contenido interior. Aquí se explica qué es lo que se está viendo, identificando los principales lugares. Tras identificar todo lo que veíamos, cerramos los paneles y seguimos por el camino. Un rato después llegamos al primer poste que vimos, en el cruce de caminos. Seguimos hacia la izquierda y en poco tiempo alcanzamos el vehículo.

ruta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR